Ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad

Además de las prestaciones que brinda la Seguridad Social a los trabajadores, también existe lo que se conoce como ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad. Se trata de un subsidio que se le otorga a los padres de hijos afectados con algún tipo de enfermedad clasificada como grave.

En este artículo veremos en qué consisten estas prestaciones para el cuidado de hijos con enfermedad grave. También te diremos los requisitos que debes cumplir si deseas solicitar estas ayudas, así como las causantes y las cuantías.

¿Qué son las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad?

Las prestaciones para el cuidado de hijos con grave enfermedad son subsidios destinados a compensar la pérdida de ingresos por parte de padres trabajadoresacogedores, o adoptadores. Específicamente, aquellos que se han visto obligados a reducir su jornada laboral, así como su salario, para cuidar al menor a su cargo, y que padece de cáncer o cualquier otra enfermedad grave.

Cabe señalar que dicha acción protectora de la Seguridad Social contempla estos apoyos económicos para garantizar el cuidado de los menores gravemente enfermos. También es importante mencionar que la enfermedad grave debe estar incluida en el Real Decreto 1148/2011.

Estas ayudas benefician a los trabajadores con hijos con grave enfermedad, donde se requiera el ingreso hospitalario de larga duración, además de un tratamiento continuo de la enfermedad, sin importar que se realice o no en el domicilio. Como es de esperar, la reducción de la jornada laboral implica para los padres, la pérdida de ingresos.

También puedes leer:  Prestación por riesgo durante la lactancia natural: Requisitos y cuantías

En otras palabras, la Seguridad Social brinda estas ayudas con el objetivo de mitigar la disminución de rentas. Uno de los mejores aspectos de estos apoyos, es que en caso de que se presente una recaída, los padres no necesitan acreditar un nuevo ingreso hospitalario.

Basta con los informes médicos para demostrar la necesidad de continuar con el tratamiento, y también los cuidados permanentes del menor.

¿En qué momento se inicia la prestación?

Esta es una pregunta muy importante, ya que muchos padres trabajadores con hijos gravemente enfermos, no saben o tienen dudas sobre cuándo inicia la prestación. En todos los casos, el derecho a las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad surge desde el momento en que se produce la reducción de la jornada laboral.

Lo anterior siempre y cuando la solicitud se realice en un plazo de tres meses, a partir de la fecha en la que se presentó la reducción de la jornada de trabajo. Además, en caso de que la solicitud sea presentada fuera del plazo indicado, los efectos económicos serán retroactivos a tres meses como máximo.

Por lo que respecta al período inicial del reconocimiento, este será de un mes. Dicho período puede prorrogarse en periodos de dos meses, siempre que sea necesario cuidar del menor. Lo anterior deberá ser acreditado a través de la declaración del facultativo del SPS, o una institución de la Comunidad Autónoma que sea responsable de brindar atención médica al menor.

¿Cuáles son las causantes?

Hablemos ahora sobre las causantes de las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad. En este caso la Seguridad Social establece como causantes, los hijos o menores acogidos, los cuales estén a cargo del beneficiario, y que sean menores de 18 años.

También puedes leer:  Incapacidad permanente: Grados, requisitos, cuantías y pagos

Estos menores deben precisar cuidados directos, continuos, y además permanentes debido a lo siguiente:

  • Padecer cáncer, o cualquier otra enfermedad clasificada como grave, y que requiera de un ingreso hospitalario de larga duración.
  • Asimismo, aquellos menores enfermos gravemente, que necesiten continuar con su tratamiento médico en su domicilio, luego del diagnóstico, y su ingreso hospitalario.

¿A quiénes benefician las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad??

A continuación te diremos quiénes son los beneficiarios de las ayudas para el cuidado de hijos con cáncer u otra enfermedad grave:

  • Se pueden beneficiar estas prestaciones los trabajadores por cuenta ajena, o cuenta propia, sin importar su sexo.
  • Deben ser trabajadores que hayan reducido su jornada laboral en un 50% mínimo de su duración, con el objetivo de cuidar del menor.
  • En caso de que ambos padres, acogedores, o adoptantes, tengan derecho a las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad, solamente se reconocerá a uno de ellos.

¿Cuáles son los requisitos para las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad?

Si deseas acceder a estas ayudas, es indispensable que cumplas con los siguientes requisitos:

  • En primer lugar, los padres, adoptantes, o acogedores, que se encuentren dentro de cada unidad familiar, deben estar afiliados y en alta a través de cualquier régimen público de la Seguridad Social.
  • También es obligatorio cumplir con el período de cotización que se exige. En el caso de menores de 21 años, no se exige un período mínimo de cotización.
  • Para quienes tienen 21 años y menores, se exige un período de cotización de 26.90 días en los 7 años anteriores a la fecha del comienzo del descanso.
  • Opcionalmente pueden ser 180 días cotizados a través de la vida laboral.
  • Para mayores de 26 años, se exigen 180 días cotizados en los 7 años anteriores al comienzo del descanso. También pueden ser 360 días cotizados a través de la vida laboral.
También puedes leer:  Pensión de orfandad: ¿Qué es y cómo solicitarla? Requisitos y cuantías

Otro requisito muy importante para obtener estas ayudas, es mantenerse al corriente en el pago de todas las cuotas que correspondan a la Seguridad Social.

¿Cuáles son las cuantías?

En cuanto a las cuantías de las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad, equivalen al 100% de la base reguladora establecida para el subsidio de incapacidad temporal, consecuencia de contingencias profesionales. También puede ser por contingencias comunes en caso de que no se haya escogido la cobertura de las anteriores. Para ello se aplica un porcentaje de reducción que presente la jornada laboral.

En relación con la gestión y pagos, estos quedarán a cargo de la mutua o entidad gestora que colabore con la Seguridad Social. Es decir, el organismo con el que el trabajador tenga cobertura para las contingencias profesionales. Igualmente, cuando no exista cobertura de riesgos profesionales, con la que tengan cobertura para las contingencias comunes.

Causas de extinción

La suspensión o extinción de las ayudas para el cuidado de hijos con grave enfermedad, sucederá si pasa lo siguiente:

  • El beneficiario se incorpora plenamente a su trabajo.
  • Si desaparece la necesidad de cuidar al menor.
  • Cuando uno de los padres renuncia a su trabajo
  • Al cumplir el menor 18 años.
  • En caso de que el menor o el beneficiario de las ayudas fallezca.

Deja un comentario