Llevas tiempo buscando prácticas o tu primer empleo, pero la respuesta que estás teniendo de las empresas no es la que te gustaría y no sabes qué es lo que estás haciendo mal. ¿Dónde está el problema? A continuación, te damos una serie de errores típicos que solemos cometer cuando buscamos trabajo. Localiza tu punto débil y ¡corrígelo!

Inscribirte en todas las ofertas.Enviar tu curriculum a todas las ofertas que veas no aumentan tus posibilidades de que te llamen ni que seas el candidato perfecto para ocupar cualquier puesto. Antes de inscribirte a una oferta, asegúrate que cumples con la mayor parte de los requisitos que solicitan las empresas, de lo contrario, serás descartado del proceso.

Mentir en el curriculum. Cuando no se posee demasiada experiencia, solemos “engordar” nuestro curriculum, el problema es que el reclutador puede detectarlo y comprobar si lo que incluyes es realmente cierto. Si pillan una mentira en tu curriculum serás inmediatamente excluido del proceso de selección.

¿Se entiende tu CV? Errores ortográficos, falta de organización o de claridad hará que el reclutador desestime tu candidatura. Recuerda que tampoco vale copiar y pegar, debes adaptar tu curriculum a cada oferta.

Mal uso de las cartas de presentación. Una carta de presentación puede suponer el punto clave para entrar en un proceso de selección, sin embargo, no debe ser una repetición de tu curriculum ni una lista de tu formación o de tu experiencia personal.

Falta de preparación de la entrevista de trabajo. Cuando acudes a una entrevista de trabajo, debes preparártela e informarte sobre la empresa. Actuar así, hará que el entrevistador sepa que realmente tienes interés en el puesto al que optas.

Ser arrogante. Durante una entrevista de trabajo, debes parecer cercano y predispuesto a emprender las posibles tareas que estarían vinculadas a tu puesto. Si acudes a la cita con el ego subido o asumiendo que podrás hacer todo, el entrevistador se llevará una mal imagen sobre ti y serás descartado del proceso de selección.

Infravalorar el valor de tu red de contactos. Amigos y familiares pueden ser tus mejores aliados para conseguir un puesto de trabajo, por eso dejar de lado a tus contactos durante la etapa de búsqueda de trabajo puede ser un error ya que ellos pueden conocer la existencia de ofertas que no se publican en los tablones de anuncios o webs de empleo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn