La velocidad con la que avanzan las nuevas tecnologías hace que los perfiles laborales más demandados hoy en día, ni siquiera existiesen hace unos años. Lo que lleva a pensar que posiblemente en la próxima década se requieran profesionales para empleos que todavía no existen ni te imaginas que puedan existir.

Es innegable la demanda actual de profesionales cualificados en el ámbito digital y así lo confirma la Estrategia para un mercado único digital para Europa, que asegura que esa demanda crece a un ritmo del 4% cada año. Y es que una posible falta de coordinación de medidas entre los estados miembros  puede suponer un déficit de profesionales de perfil digital en UE de más de 800.000 en 2020.

El “Libro Blanco para el diseño de las titulaciones universitarias en el marco de la Economía Digital”, elaborado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en colaboración con otros tres ministerios (Empleo y Seguridad Social; Educación, Cultura y Deporte y Economía y Competitividad) , realiza un análisis comparativo entre la oferta y la demanda formativa con el objetivo de que las universidades públicas y privadas generen titulaciones con mayor salida profesional, que se adecuen a las necesidades del sector.

Y es que su elaboración ha permitido establecer 41 nuevos perfiles profesionales como Director de Proyectos Digitales, Online Reputation Manger, Gestor de Contenidos Digitales o content curator, demandados por las empresas en el ámbito de la economía digital.

Entre las conclusiones del Libro Blanco destacan dos principalmente. La primera es que la oferta formativa de titulaciones vinculadas con la Economía Digital es insuficiente, y las titulaciones disponibles hoy en día se concentran a nivel de máster, no como oferta de grado, ya que la Economía Digital se considera un área de especialización.

Además, como segunda conclusión puede asegurarse que existe un elevado número de programas formativos orientados al desarrollo de competencias técnicas frente a un número inferior de aquellos orientados a fomentar competencias creativas. Esta situación hace que muchos perfiles profesionales se cubran con personal que se ha formado de forma autodidacta generando una brecha que va en aumento entre la oferta y la demanda.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn