¿Sabrías enfrentarte a una entrevista telefónica?

Suena el teléfono y al otro lado de la línea se encuentra el responsable del proceso de selección de la oferta de prácticas a la que te inscribiste hace unos días. Pero la llamada no es para convocarte a una entrevista, sino para hacerte la entrevista. ¡No tengas miedo! Desde el OIE te vamos a dar todas las claves para salir airoso de tu entrevista telefónica.

Y es que la principal razón por las que las empresas optan por entrevistas telefónicas es que se pueden realizar en poco tiempo, lo que agiliza el proceso de selección, y es una forma rápida de identificar y descartar candidatos para ocupar un puesto de trabajo.

Si tu siguiente pregunta es ¿si existen diferencias con la entrevista presencial? La respuesta es sí. Y es que no estar físicamente delante del entrevistador hace que debas enfrentar a la entrevista de otro modo.

Por ejemplo, cuando acudes a una entrevista física, como ya te hemos contado en nuestro blog, debe cuidar tu lenguaje corporal, la ropa, la puntualidad o tu forma de saludar,  pero en una entrevista telefónica, lo que realmente cuenta es la calidad de tus respuestas a las preguntas del entrevistador.

A continuación, te damos 5 trucos para que superes con éxito tu entrevista telefónica

1.Realiza la entrevista en un algún lugar alejado de distracciones.

Cuando hagas la entrevista, asegúrate de estar en una habitación o lugar alejado del ruido que podría distraerte. Si te ha pillado en algún momento en el que no puedas hablar, por ejemplo, en un centro comercial, pídeles que te llamen en otro momento en el que estés más tranquil@.

2. Usa un lenguaje adecuado.

Que sea una entrevista telefónica no significa que debas descuidar tu lenguaje. Cuida la forma en la que te expreses y no seas demasiado informal cuando te dirijas al entrevistador.

3. Se positivo.

Seguramente pienses que si el entrevistador no te está viendo, no hace falta que cuides tu forma de expresarte. Es un error que pienses eso, una de las claves del éxito de la entrevista es la llamada “sonrisa telefónica”, es la mejor forma de conseguir un tono cordial ya que el entrevistador sólo podrá valorarte por tu voz.

4. Se directo.

Recuerda que no es una entrevista presencial, por lo que las respuestas deben de ser concisas y responder claramente la pregunta.

5. Prepara la entrevista.

Es un error pensar que al ser una entrevista telefónica, no debes prepararla. Ten cerca tu CV, recuerda que el entrevistador querrá repasarlo contigo; prepara las respuestas a posibles preguntas que pueden hacerte, incluso escríbelas en un papel; repasa los detalles del puesto de trabajo y busca información sobre la empresa.