Nadie duda de que el buen curriculum es la vía para conseguir una entrevista o un puesto de trabajo. De ahí que sea importante incluir datos relevantes acerca de nosotros, de nuestra formación y, por supuesto, de nuestra experiencia profesional. Pero, ¿quién no ha sentido la tentación de “maquillar” esa información alguna vez para lograr el trabajo soñado?

El impulso de hacerlo siempre existe, pero los expertos en Recursos Humanos recomiendan evitarlo. La principal razón es que el objetivo del reclutador es comprobar que los datos que aparecen en tu curriculum son verdaderos y si tu discurso no es coherente con la información que parece en él, perderás cualquier posibilidad de conseguir no sólo el puesto al que optas sino cualquier otro que esté dentro de la empresa. Y si descubren que has mentido cuando ya estás trabajando, puede que, incluso, te despidan.

Entre las mentiras más típicas que suelen incluirse en el curriculum, y que debes evitar, se encuentran:

Nivel de estudios: Poseer o no un título de la carrera o master que has estudiado es fácilmente comprobable, ya que pueden pedirte el título. No merece la pena tratar de convencer al reclutador de que se está en posesión de uno si realmente no lo tienes.

Idiomas: Suele pensarse que elevar el nivel real que se posee de un idioma no tiene consecuencias, pero cada vez es más habitual que en los procesos de selección se incluyan pruebas que revelen cuál es el nivel real de los candidatos.

Informática: Las habilidades informáticas también son fácilmente comprobables por los reclutadores o tus posibles superiores. Si en tu curriculum indicas que manejas Photoshop debe ser porque sepas algo más que recortar una fotografía.

Experiencia laboral: Nunca pensamos que el reclutador se va a molestar en comprobar si realmente has trabajado o no en la empresa que indicas en tu curriculum, pero ¿y si lo hace? Si la realidad no coincide con lo que pones en tu curriculum, perderás la posibilidad de entrar en el proceso de selección.

Más funciones de las que has realizado: Cuando una persona asume un nuevo puesto, por lo general, suele llevar asignadas ciertas funciones, aunque ocasionalmente pueden realizarse otras. Incluir éstas en tu curriculum no está mal, el error es que las exageres y digas que has diseñado la web de la empresa cuando sólo has opinado sobre la selección de imágenes.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn