Según el informe, Assessing and Anticipating Changing Skill Needs, la OCDE pone de relieve la existencia de un desequilibrio en las habilidades requeridas en las economías avanzadas. El 40% de los trabajadores europeos creen que su nivel de habilidades no corresponde con lo que demanda su trabajo. 3 de cada 10 trabajadores creen que poseen las competencias para hacer frente a su trabajo mientras que 1 de cada 10 considera que necesita entrenar sus habilidades para cumplir con sus tareas. Además, muchas empresas consideran difícil cubrir sus vacantes porque las competencias que necesitan que tengan los candidatos, no están disponibles en el mercado laboral.

En esta situación, los desequilibrios  en competencias implican costes para los trabajadores, las empresas y la economía. Por ejemplo, la falta de habilidades de los trabajadores puede afectar a la capacidad de innovar y adoptar nuevas tecnologías de las empresas, además de reducir la productividad debido a la designación inapropiada de los trabajadores a los puestos de trabajo. Por supuesto, a las personas también les afecta el desequilibrio de habilidades ya que puede suponer un alto riesgo de desempleo, bajos salarios, baja satisfacción laboral y pobres perspectivas laborales.

Para terminar con los desequilibrios y la falta de habilidades es necesario la intervención política pero hacerlo con éxito supone contar con una buena información sobre las habilidades actuales y las que serán necesarias en el futuro. El informe de la OCDE identifica las estrategias a seguir transformando la información cualitativa y cuantitativa sobre habilidades necesarias en acciones políticas pertinentes. Tras el análisis, surgen las siguientes conclusiones:

  • Sistemas y herramientas para la evaluación y la anticipación de las habilidades que serán necesarias en todos los países en términos de cómo acercas dichas competencias, sus métodos, ámbito de aplicación nacional, regional o sectorial, etc.
  • Los desafíos en competencias son comunes a varios campos políticos, así la información sobre las habilidades necesarias es vital para informar a las diferentes dimensiones políticas y contribuir al desarrollo de una respuesta política sistemática y completa ante los desequilibrios.
  • Se necesita superar grandes retos para garantizar que la información sobre las competencias necesidades se utiliza de forma amplia y con eficacia: las características de los ejercicios no están a menudo alineadas con los usos potenciales de la política: las destrezas definidas no puede corresponderse a variables políticas útiles, el output puede ser muy técnico o el resultado puede no ser lo suficientemente desagregado a nivel regional, subregional y sectorial. Además, los grupos de interés claves pueden no ser lo suficientemente comprometidos y si lo están, existen desacuerdos sobre las competencias necesarias y en la respuesta política necesaria, que requiere consenso.
  • Vincular estos ejercicios con políticas más específicas que pueden ayudar a superar algunos de estos retos, a riesgo de perder cierta relevancia.
  • La información sobre las competencias necesidades es más eficazmente utilizada en política cuando hay buena coordinación entre ministerios y los grupos de interés involucrados.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn