Uno de los efectos que ha tenido la crisis en la economía ha sido el retraso en la incorporación de los universitarios al mercado laboral. Esta es una de las conclusiones de Focus on Spanish Society, editado por Funcas. En 2007, el 86% de los titulados universitarios entre los 20 y los 34 años, que residían en España y habían finalizado sus estudios en los tres años previos, tenía empleo. Un porcentaje que superaba en dos puntos la media europea. Sin embargo, en 2013, el porcentaje se situaba en su nivel más bajo (64%) desde el inicio de la crisis, y desde entonces se ha incrementado hasta el 67% aunque en 2015 todavía se encontraba muy por debajo de la media europea (80%).

Por su parte, en Grecia, durante los años de la crisis, el porcentaje de jóvenes graduados (20- 34 años) que se incorporaron al mercado de trabajo en los tres años siguientes a su titulación fue inferior que en España. En el caso de Portugal, Italia e Irlanda la caída fue más moderada.

En países menos afectados por la recesión, como Francia, Reino Unido y Holanda, el porcentaje de titulados universitarios que se incorporaron tras sus estudios a un puesto laboral apenas sufrió variación entre 2007 y 2013. Además, las economías que mostraron una mayor capacidad de resistencia como en los casos de Alemania y Suecia, consiguieron incluso aumentar la inserción al mercado laboral de los universitarios titulados en los tres últimos años.

En cuanto a la relación entre estudios y empleo, los datos referentes a España muestran que los jóvenes universitarios han conseguido durante los años de crisis mantener niveles de empleo más elevados que los jóvenes con titulaciones inferiores. Por ejemplo, en el año 2013 un 73% de los universitarios de 20 a 34 años que habían obtenido su título en los diez años previos estaban empleados. De los jóvenes con la misma edad pero con un título de formación profesional superior el porcentaje de jóvenes que tenían un puesto de trabajo era ligeramente inferior (69%). Sin embargo, sólo el 54% de los que habían alcanzado, como máximo, educación secundaria superior estaban trabajando y entre los que contaban con estudios de secundaria inferior, el porcentaje se reducía hasta el 41%.

Por tanto, según este informe, en España los estudios universitarios “protegen” más que otro tipo de estudios frente a las crisis de empleo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn