Trabajar en equipo siempre es un reto, pero también supone una nueva vía de crecimiento personal y laboral. Por esto, son muchas las empresas que deciden apostar por esta forma de trabajo a la hora de poner en marcha nuevos proyectos. Pero ¿cuáles son los roles que adopta cada persona dentro del equipo?

Por lo general, éstos se asumen de una manera espontánea dentro del grupo y suelen estar en función de la personalidad de cada uno de los miembros y de las relaciones que haya entre ellos. Sin embargo, Meredith Belbin, experto inglés en formación de equipos, recomienda en su teoría sobre los roles, la participación de nueve:

El coordinador. Es habitual que este rol lo adopte una persona que cuenta con más experiencia dentro del grupo. Suele actuar fomentando la participación de todos los integrantes y delegar tareas teniendo en cuenta las especializaciones de cada miembro del equipo.

El creativo. Aporta creatividad e imaginación en la propuesta de nuevas ideas o en la búsqueda de soluciones a distintos problemas.

El investigador. Es alguien curioso por naturaleza que busca alternativas para evitar que el equipo se quede atascado. Las ideas que suele aportar no tratan de ser originales, sino que están basadas en la observación o en experiencias previas.

El implantador. Es la persona que transforma las decisiones en tareas definidas que los miembros del equipo pueden realizar.

El impulsor. Es el individuo que trata de empujar a los demás para seguir avanzando en el trabajo. Su forma de ser y actuar es lo que permite superar obstáculos que el equipo de trabajo se encuentra en su camino.

El evaluador. Suele ser una persona seria, con capacidad de análisis, que valora los pros y contras antes de decidirse por la alternativa más adecuada. Quien asume este rol carece, generalmente, de iniciativa.

El cohesionador. Es cooperador y diplomático. Escucha a los demás y evita los enfrentamientos. Suele ser el puente perfecto para la resolución de conflictos dentro del equipo.

El especialista. Cumple con sus obligaciones y aporta conocimientos técnicos específicos sobre el tema que domina.

El finalizador. Es alguien muy meticuloso que se preocupa de que esté todo hecho y bien realizado. No le gusta delegar y suele realizar las tareas en el plazo establecido.

Y ahora… ¿cuál es el rol que asumes tú?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn