La estabilidad profesional es una de las mayores preocupaciones de los llamados “millenials”, aquellos jóvenes nacidos entre los 80 y los 90, según el último informe de Deloitte. Mientras el año pasado casi la mitad valoraba la posibilidad de abandonar su puesto de trabajo en menos de dos años, esta vez sólo el 38% tiene en mente cambiar de trabajo en ese plazo de tiempo. Además, ahora sólo el 7% de ellos consideran que dejarían pronto su trabajo en comparación con el 17% del año pasado.

Para los 8.000 encuestados, la fórmula contractual preferida es el trabajo a tiempo completo, principalmente por la estabilidad salarial y laboral que genera. Entre las razones que justifican esta lealtad a la empresa se encuentra la incertidumbre política y social que se está viviendo.

En cuanto a las características de sus trabajos, el 64% de los jóvenes preferiría tener una localización flexible de trabajo, un hecho favorecido por la tecnología.

Otro aspecto analizado por Deloitte son las perspectivas de futuro de los jóvenes que residen en países emergentes y desarrollados donde los primeros son más optimistas que los segundos.  El 36% de los encuestados considera que la situación política y social de sus países mejorará en el próximo año, un dato que desciende hasta el 25% en el caso de los países desarrollados y asciende hasta el 48% en los emergentes. Entre los países más pesimistas se encuentran: Corea del Sur, México, Bélgica, Francia, Chile, Alemania, Japón, Reino Unido, Australia e Italia.

La principal razón de esa diferencia se debe a que los jóvenes de los países emergentes tienen una mayor certeza que lograrán vivir mejor que sus padres mientras que los millenials de los países desarrollados se consideran la generación en la que las cosas dejaron de ir bien.

El desempleo y la incertidumbre laboral siguen siendo una gran preocupación entre los jóvenes que vivieron la última crisis económica. Sin embargo, el terrorismo es una preocupación mayor en más de la mitad de los países analizados. España es el único país con una economía desarrollada que se encuentra entre los países donde el desempleo preocupa más que el terrorismo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn