La UNESCO acaba de lanzar el Informe GEM 2016, con el título La educación para las personas y el planeta: Crear futuros sostenibles para todos.  Este es el primer informe de un total de 15 documentos anuales  y el primero oficial en el seguimiento del ODS4.

Este Informe muestra que, según las tendencias actuales, la educación primaria universal sólo se alcanzará en 2042 mientras que la finalización universal de la educación secundaria inicial se sitúa en 2059; y la finalización universal de la educación secundaria superior en 2084. Fechas, todas ellas, muy posteriores al plazo de 2030 para los compromisos mundiales que se presentaron en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Durante la presentación en Londres, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, afirmó que: “El poder de la educación es el mensaje que queremos comunicar. La educación salva vidas; la educación es el camino de la sostenibilidad. Por ello, necesitamos tomar acciones que prioricen la educación. Las personas no viven sus vidas en silos; su educación no se aísla de su salud, medio ambiente, trabajo, o sentimiento de seguridad. La educación debe estar presente en cada discusión, ya sea en la construcción de la paz, el urbanismo, o la salud.”

El Informe GEM 2016 hace hincapié en el potencial sin explotar que tiene la educación para que se avance a mayor velocidad en la consecución de sus objetivos. Este documento sostiene que una financiación insuficiente de la educación está limitando el progreso. Promueve la necesidad de un cambio radical, especialmente en países de ingresos bajos y medios, para desarrollar la educación a todos los niveles, y abordar los retos de manera urgente.

También muestra que los sistemas de educación deben prestar una mayor atención a los temas ambientales, ya que la mitad de los contenidos educativos nacionales a nivel mundial no hace mención al cambio climático o a la sostenibilidad ambiental.

Además, durante la presentación se puso de manifiesto que la educación debe extenderse más allá de la escuela y a lo largo de la vida, con especial interés en habilidades relevantes para desarrollar una profesión ya que, por ejemplo, dos de cada tres adultos son analfabetos en temas financieros.

Otra de las conclusiones del informe es que la desigualdad en la educación incrementa el riesgo de violencia y conflicto. Por ejemplo, en 22 países de África sub-sahariana, en regiones donde los niveles de educación promedio son muy bajos, es 50% más probable que se viva un conflicto dentro de un periodo de 21 años.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn