Los meses de junio a septiembre suponen un impulso en las contrataciones y representan incrementos interanuales de hasta un 30%. Este año, los pronósticos son buenos y se prevé que la campaña veraniega genere un 10% más de contratos que en 2015, según el informe de Adecco sobre la Campaña de Verano.

Este aumento generará más de 1.131.700 contratos de trabajo en áreas típicamente vinculadas con la contratación estival, como son la hostelería y el turismo, aunque también se realizarán contratos en áreas como el sector servicios o la industria.

Por comunidades autónomas, Cataluña es la que realizará un mayor número de contratos, seguida de la Comunidad de Madrid y la Región de Murcia. Todas ellas son autonomías especialmente turísticas en los meses de verano. Además, en el caso murciano, la campaña estival también implica una mayor actividad en el sector agrícola.

Si se comparan los datos actuales con los de 2015, todas las comunidades españolas van a generar un mayor número de contratos este año con respecto al año anterior, destacando los incrementos de Madrid, Murcia y Baleares, cercanos al 15%; mientras que Cataluña y Andalucía se quedan en el 12% y el de Aragón, con el 10%.

En cuanto a los perfiles, los que más demanda tendrán este verano son diversos y varían en función del sector y la zona geográfica. El turismo y la hostelería marcarán una parte importante de las contrataciones: cocineros, ayudantes de cocina, camareros, agentes de viajes, camareros de piso, monitores de tiempo libre o animadores y socorristas, son algunas de los profesionales más demandadas.

En el sector industrial, los operarios de producción, los carretilleros, los técnicos de mantenimiento, los operarios industriales y los ingenieros de producción y de calidad serán también muy requeridos este verano.

Los comercios, debido al aumento de ventas que se produce en estos meses del año, necesitarán contratar dependientes, promotores, comerciales, reponedores, cajeros, personal de atención al cliente y vendedores, entre otros perfiles.

Como ocurre otros años, los idiomas son requisito casi indispensable para encontrar un empleo en las zonas de mayor turismo internacional. Aunque el inglés sigue siendo lo más demandado, en los últimos años también han entrado en juego idiomas como el alemán, el ruso o el francés.

Al margen de la formación que pueda requerirse en cada puesto de trabajo, habilidades como el trabajo en equipo, la polivalencia, el compromiso o la implicación son transversales e importantes para incorporarse a cualquier empleo de verano.

En el caso del sector servicios, la atención al cliente, la buena predisposición, las habilidades comunicativas y comerciales y la proactividad serán las más demandadas. Al igual que la destreza manual, la tolerancia al estrés y la orientación a resultados lo serán en el sector industrial.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn