Por fin te han llamado para hacer una entrevista pero por muy preparado que estés, seguramente sentirás cierto nerviosismo ante esa situación. ¿Existe algún modo de que los nervios no arruinen esta oportunidad laboral? ¡Por supuesto! Y te contamos qué puedes hacer para acudir a la entrevista más relajado y confiado:

Repasa tus respuestas a posibles preguntas. Antes de acudir a la cita, repasa tu curriculum y piensa en posibles respuestas que te hará el reclutador sobre la experiencia que tienes, algún curso que has hecho reciente, tus perspectivas de futuro, etc.

Conoce la empresa. Infórmate sobre la empresa, a qué se dedica, sector al que perteneces, quien es su Presidente o CEO, posibles noticias que han aparecido relacionadas con ella recientemente, etc. Esto demostrará a tu entrevistador que estás realmente interesado en puesto y te diferenciará del resto de candidatos.

Tu aspecto físico, también importa. Como ya te hemos contado, la ropa y los colores que elijas, dice mucho de ti, aunque no lo creas. Unos días antes de acudir a la entrevista, abre tu armario y piensa qué es lo que te vas a poner para tratar de transmitir una imagen profesional y fiable. En el caso de los chicos, si te decides por ir en traje, asegúrate que te queda bien. En el caso de las chicas, un pantalón negro y una camisa blanca o beige sería una combinación perfecta, olvídate de los colores chillones.

Practica deporte. Una forma de liberar tensiones y estrés es practicar ejercicio físico de forma regular. Sal a correr, ve al gimnasio, juega un partido de tenis con algún amigo o simplemente pasea, cualquier ejercicio físico es bueno para liberar tensiones.

Descansa. Procura dormir, al menos 8 horas, la noche anterior a la entrevista y levántate con tiempo suficiente para desayunar, ducharte, vestirte y hacer todo lo necesario antes de acudir a la entrevista. La forma en que se desarrollen los primeros compases del día marcarán tu estado de ánimo para el resto del día.

Sal con tiempo. Evita salir de casa con la hora justa para llegar a la entrevista. Si  por cualquier motivo, llegas tarde, no vas a estar centrado al 100% en la entrevista.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn