Uno de los fenómenos que más interés despierta en el mundo laboral es el del absentismo del puesto de trabajo. Sin embargo, en los últimos años se ha detectado una práctica que apunta en la dirección contraria: el presentismo.

Adecco, líder mundial en la gestión de Recursos Humanos, ha presentado la III Encuesta Adecco sobre Presentismo Laboral que analiza si cuando los trabajadores están en su puesto de trabajo, dedican su tiempo a las funciones asignadas o existe alguna distracción de la jornada laboral para asuntos personales o se realizan paradas de forma repetitiva.

Los resultados del informe ponen de manifiesto que el 53% de las empresas encuestadas indica que existe alguna práctica de presentismo entre sus trabajadores, un 13,2% más que un año antes.

El 97% de esas empresas reconoce que sus empleados dedican tiempo de trabajo a Internet, email o redes sociales con fines personales. Las pausas para el café, los desayunos o los almuerzos y la entrada tardía en el puesto de trabajo o la finalización de la jornada antes de tiempo son la segunda práctica presentista más habitual en España: el 93% de las empresas que cuentan con empleados presentistas, reconocen estos comportamientos.

Las ausencias breves y repetitivas del puesto de trabajo son otra de las prácticas presentistas más comunes, según lo han detectado el 88% de las empresas, situándose por detrás, el tabaquismo.

Sobre los métodos de control del presentismo que las empresas realizan, un 19% ni siquiera los identifica, lo que refleja la poca importancia que se le está dando a este fenómeno. De las que sí lo hace, el 88% asegura aplicar métodos de control de los horarios de entrada y de salida, restricciones del uso de Internet y del correo electrónico.

Respecto a las políticas de flexibilidad horaria, destacan por su ausencia o escasa aplicación, el 20% de las empresas no ofrece flexibilidad horaria a sus empleados. En el caso de España, donde la mayor parte del parque empresarial está compuesto por PYMEs, son precisamente éstas las que ofrecen menor flexibilidad horaria frente a las grandes empresas.

Sin embargo, la mayoría de trabajadores se comporta responsablemente compensando las horas de presentismo, por lo que las políticas de control y restricciones no parecen estar justificadas en un comportamiento desleal por parte de los empleados.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn