La ropa dice mucho de nosotros mismos, queramos o no, y especialmente los colores que utilizamos y cómo los combinamos.

Habitualmente, las personas solemos elegir la ropa que nos vamos a poner porque nos queden bien y potencien nuestro aspecto físico o resaltan nuestro tono de piel, pelo u ojos, olvidándonos que el entrevistador no debe recordarnos por una vestimenta poco apropiada sino por nuestras habilidades o aptitudes.  Para lograrlo, trata de evitar los estampados como los animal print o los colores demasiado chillones que pueden distraer la atención del entrevistador, es mejor optar por colores neutros.

A continuación, te damos algunas pistas de lo que percibe el entrevistador según el color de la ropa que hayas decidido llevar en la entrevista:

  • Negro: Muestra que es una persona reservada y tranquila pero al mismo tiempo, elegante. Además, es un indicador de liderazgo.
  • Azul marino: si hay un color que resulta una apuesta segura, sin duda, es éste. Este color sugiere integridad y profesionalidad.
  • Gris: la persona que se decanta por utilizar prendas de este color a la hora de vestir suele ser una persona lógica y analítica.
  • Amarillo: representa la innovación, la energía y la inteligencia. Recuerda utilízalo con moderación, un uso excesivo puede cansar al entrevistador.
  • Rojo: quien opta por este color suele ser apasionado, valiente y creativo
  • Rosa: trasmite ternura y está muy vinculado con lo femenino.
  • Azul: este color representa la calma, la autenticidad, la sinceridad y la responsabilidad.
  • Marrón: se le considera un color aburrido y tradicional, por lo que deberías acompañarlo con un toque de color que haga contraste.
  • Verde: es un color suave y suele asociarse con personas creativas.
  • Naranja: suele considerarse el color menos adecuado para acudir a una entrevista de trabajo.
  • Morado: un color relajante que suele sentar bien a todo el mundo.
  • Blanco: transmite elegancia y honestidad. Suelen ser personas organizadas.

Además, a la hora de elegir qué ropa ponerte para tu próxima entrevista, ten en mente que la primera impresión nunca se olvida y debes vestirte según lo requiera el puesto al que eres candidato.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn