El nivel de inglés de los directivos, a examen

Los trabajadores de diferentes partes del mundo admiten que a uno de cada cinco de sus directivos le faltan las habilidades necesarias de inglés para cumplir con las expectativas de su puesto de trabajo. Ésta es una de las principales conclusiones del estudio ‘Inglés en el trabajo: un análisis global de las habilidades del inglés en el mundo laboral’, realizado por Cambridge English Language Assessment, departamento de la Universidad de Cambridge, y la consultora QS Intelligence Unit.

Según este informe, los empleados perciben que el 22% de sus directivos no tienen el nivel de inglés requerido para cumplir con su función. A pesar de este déficit, sólo el 4% de ellos planean mejorar su inglés.

El dominio del idioma de Shakespeare varía entre países. Por ejemplo, en India, nueve de cada diez tienen el nivel suficiente de inglés para cumplir con sus obligaciones laborales, comparado con los seis de cada diez de sus homólogos en China. En Europa también se observan grandes diferencias. En Francia, Bélgica y Suiza es crucial tener altas habilidades con el inglés, y el 95% de los directivos cuentan con el nivel requerido. En España, sin embargo, el porcentaje de directivos que cuenta con las habilidades necesarias desciende al 75%.

Esta investigación, que buscaba conocer la demanda empresarial de un nivel alto de inglés en los puestos de dirección de todo tipo de industrias, ha contado con datos procedentes de más de 5.000 trabajadores de diferentes sectores de 38 países. Más del 90% de los encuestados considera que este idioma es importante en su trabajo. Según los datos del estudio, la mitad de los directivos dice que tener un buen nivel de inglés puede suponer una rápida progresión en las carreras de los empleados.

Entre los aspectos que se han estudiado destacan qué habilidades tanto orales como escritas son más utilizadas, cuáles son los requerimientos de las empresas en función de sectores y puestos de trabajo y cuáles son las deficiencias que se encuentran entre el uso del inglés y los conocimientos de este idioma, entre otros.

Las conclusiones han servido para elaborar una página web en la que se recoge la situación del conocimiento y uso del inglés en función del tamaño de las compañías, de su sector de actividad y del territorio en que operan, así como los requerimientos más demandados en cada área.