Todos los días te relacionas con tu familia, tus amigos, tus compañeros de estudio o del trabajo e incluso con desconocidos en el autobús o en un bar. Pero, ¿sabes realmente como conectar con los demás?

Hacer y mantener contactos resulta clave en el mundo laboral, es lo que se conoce como networking, pero la forma de relacionarte con las personas puede marcar tu relación con ellos. ¡Toma nota de nuestros consejos para empezar con buen pie!

  • Conecta con la persona. Esto significa que no te conviertas en el protagonista de la conversación. Tu interés debe ser conocerla.
  • Alaba ideas o comentarios. La conversación variará a medida que avance pero no trates de dirigirla según tus intereses. Mejor opta por agradecer que haya compartido ciertas ideas contigo.
  • Busca intereses comunes. A medida que la conversación avance, la persona dejará ver sus intereses y motivaciones. Es el momento de detectar coincidencias y aprovecharlo a tu favor para conectar con la persona.

El lenguaje no verbal también es importante en el primer contacto con una persona. Lo más importante es tener en cuenta tres puntos clave como son la mirada, la sonrisa y la postura corporal.

  • La mirada: Mira a los ojos pero no de una forma fija y dominante que haga que tu interlocutor se sienta incómodo. Pero tampoco hagas lo contrario, evitar la mirada suele ser signo de timidez.
  • La sonrisa suele denotar cercanía y facilita la conversación, pero evita que tu gesto exprese ironía o escepticismo porque tu interloculor puede pensar que su comentario o idea te crea rechazo, indiferencia o incredulidad
  • Postura Corporal. Los gestos del cuerpo transmiten cómo se siente una persona por eso debes vigilar cierto movimientos como encoger los hombros o apretar los puños, que transmite escepticismo o agresividad, respectivamente. Si eres muy gestual, controla el movimiento de tus brazos o manos.

No te olvides de la voz. Las mismas ideas o comentarios con una entonación diferente transmiten sentimientos distintos como puede ser ironía, desinterés o sorpresa. Juega con las modulaciones de la voz, una conversación en el mismo tono resulta monótona y aburrida y hará que tu interlocutor pierda el interés en ella.

¡Ahora tú decides con quién quieres poner en práctica estos consejos!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn