Según el estudio Global Workforce Study 2016, realizado por la consultora Willis Towers Watson, el 41% de los trabajadores españoles sienten la necesidad de abandonar su empresa para poder avanzar en su carrera profesional.Ésta es una de las conclusiones de la encuesta que han realizado a más de 36.000 empleados de 29 países del mundo.

La posibilidad de crecer profesionalmente es una de las principales razones citadas por los empleados para incorporarse a una nueva organización, pero también es la segunda razón por la que deciden abandonar su puesto de trabajo. Esto provoca una brecha entre las expectativas que se tienen antes de comenzar un nuevo empleo y la experiencia real del empleado en el nuevo puesto de trabajo.

Ante esta situación, las empresas corren el riesgo de que sus empleados clave se vayan a la competencia por no proporcionales oportunidades de desarrollo profesional adecuadas.

Estos resultados contrastan con los obtenidos en el informe Talent Management and Rewards 2016, llevado a cabo también por Willis Towers Watson para conocer cuál es la opinión del empleador.

En este caso, el 91% de los empleadores creen que son eficaces a la hora de proporcionar oportunidades de desarrollo profesional e incluso el 54% señala que, en comparación con el año anterior, las oportunidades han mejorado.

El informe pone también de manifiesto la capacidad de los mandos intermedios para ofrecer programas de desarrollo profesional como una parte clave del problema.

Desde Willis Towers Watson aseguran que la diferencia entre ambos informes puede deberse a una política de comunicación interna ineficiente a la hora de dar a conocer programas de desarrollo profesional entre los empleados. En las empresas donde se lleva a cabo la comunicación, ésta se centra en los procesos en vez de centrarse en el por qué y cómo un empleado puede avanzar en la organización para acceder a experiencias de crecimiento, programas de mentoring y desarrollo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn