Después de terminar la carrera… ¿qué?

¡Por fin! Has terminado la carrera y comienzas una nueva etapa en tu vida: te incorporas al mundo laboral, lleno de ilusión por encontrar ese empleo que te permita poner en práctica todo lo aprendido durante los últimos años.

Pero antes de lanzarte desesperadamente al mercado laboral, es el momento de pensar a qué quieres en qué quieres trabajar. Si, la primera elección la hiciste cuando decidiste qué carrera estudiar pero dentro de ella seguramente existan especialidades, por ejemplo, si has estudiado el Grado de ADE, las salidas profesionales que te ofrece esta carrera son muchas y variadas: el área de marketing, el financiero o el comercial, y es posible que no a todas te guste dedicarte. Si todavía no lo tienes claro, ahora es el momento. Piensa en tus habilidades y capacidades para saber qué es lo que te gusta o en qué te sientes cómodo trabajando.

Una vez tomada la decisión, es probable que necesites formación especializada en esa área, por lo que una buena decisión podría ser seguir fórmate más específicamente en aquello en lo que quieres trabajar durante el tiempo en el que estás buscando empleo. Aunque acabes de terminar la carrera, los reclutadores siempre valoran positivamente que sigas apostando por tu formación.

Una vez que tengas claro en qué área te gustaría trabajar, revisar tu curriculum. Asegúrate que está actualizado y que has incluido tus últimas experiencias laborales o académicas como ese curso que has hecho en las últimas semanas.

Antes de empezar tu búsqueda, organízala como si fuera un empleo en sí mismo. Dedica tiempo todos los días a enviar tu autocandidatura a las empresas en las que te gustaría trabajar y a inscribirte en aquellas ofertas en las que consideres que tu perfil puede encajar.

Durante el tiempo que dure la búsqueda, ten siempre en cuenta a tu red de contactos. Amigos, conocidos y, por supuesto, familia, todos ellos pueden ser una buena vía para conocer vacantes que no se siempre se publican en webs de empleo o en Linkedin.

Todo esfuerzo siempre da sus frutos y en este caso la recompensa es una llamada que te confirme una entrevista para uno de los puestos a los que has postulado. En ese momento, debes comenzar a preparártela para convertirte en el candidato ideal:

  • Piensa en las preguntas que te hará el entrevistador y en tus posibles respuestas.
  • Se consciente de tu lenguaje corporal para evitar que tus gestos digan lo contrario a tus palabras.
  • Presta atención a la ropa que vas a llevar ese día porque también dice mucho de ti.

¿Preparado para comenzar una nueva etapa en tu carrera profesional?