Bajo el título, Competencias, empleos y desarrollo sostenible: tendencias mundiales y retos locales, la UNESCO y el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop) han celebrado una jornada con el objetivo de analizar las tendencias del mercado laboral y la función de la educación para atenuar los posibles desequilibrios entre la oferta y la demanda de competencias.

Durante la celebración de esta conferencia, se analizó, por una parte, la manera en que los países emplean la información sobre las necesidades en materia de competencias para examinar y renovar la educación y la formación y, por otra parte, de qué forma los marcos de cualificaciones pueden facilitar la coordinación entre la educación, la formación y el mercado laboral, desde una perspectiva nacional e internacional.

El Director de la División de Políticas y Sistemas de Aprendizaje a lo Largo de toda la Vida, David Atchoarena, insistió en la importancia de la cooperación internacional y se refirió a la importancia de la Educación y Formación Técnica y Profesional (EFTP) en el marco de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y en el contexto del aprendizaje a lo largo de toda la vida.  Para él, los jóvenes y los adultos necesitan mejores competencias para participar plenamente en la sociedad y la economía. En todos los sectores, los empresarios buscan empleados calificados que practiquen el aprendizaje permanente. Con frecuencia cada vez mayor, los gobiernos ven a la EFTP como un instrumento de políticas para promover el empleo, la inclusión y el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Lo que está en juego es muy importante, sobre todo para los jóvenes. Su transición de la escuela al mundo laboral plantea desafíos a todos los países.

Por su parte, Mara Brugia, la Directora Adjunta del Cedefop, señaló que era preciso desarrollar todos los talentos potenciales y facilitando la movilidad entre las regiones. “Los marcos de evaluación de capacidades, basados en los resultados del aprendizaje, en combinación con políticas que permitan convalidar las competencias adquiridas en el trabajo o/u otros ámbitos, pueden contribuir a respaldar la movilidad del talento y las competencias. Esos marcos también pueden ayudar a que las calificaciones sean más pertinentes para el mercado laboral y las necesidades de los estudiantes. Incluso podrían llegar a ser el nuevo baremo mundial para el intercambio de competencias. La labor conjunta que llevan a cabo la UNESCO, la Fundación Europea de Capacitación y el Cedefop en lo relativo a los marcos de evaluación más allá de las fronteras europeas podría contribuir a este proceso”, afirmó la Directora Adjunta del Cedefop.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn