¡Enhorabuena! ¡Has pasado tu primera entrevista! Un signo inequívoco de que la empresa tiene interés en ti y en que formes partes de su plantilla. Pero no está todo hecho. Ahora es el momento de prepararte para la siguiente entrevista, una gran oportunidad para conseguir el puesto al que optas ya que las posibilidades son mayores.

Sin embargo, haber pasado una primera entrevista no supone que también vayas a pasar la segunda. Necesitas igualmente prepararte porque en esta segunda toma de contacto con el entrevistador las cosas cambian por lo que hay varias aspectos que debes tener en cuenta:

  • El entrevistador ya te conoce y lo que busca de ti es saber más sobre tus competencias o si encajarías o no en la empresa. Entre las preguntas que puede hacerte, y que por tanto tienes que preparar, se encuentran: ¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Cómo puedes contribuir a la empresa? ¿Qué retos busca en un puesto de trabajo? O ¿Por qué está interesado en trabajar en esta empresa?
  • Repasa tu primera entrevista, lo que te preguntaron y lo que respondiste. Es importante hacer este repaso para no caer en contradicciones en la segunda entrevista que pueden perjudicarte para posicionarte como uno de los candidatos finales.
  • Es posible que en esta nueva entrevista haya más de un entrevistador, incluso que esté presente el que será tu jefe directo.
  • Si en la primera entrevista ya investigaste sobre la empresa, en la segunda debes intentar conocerla más a fondo y demostrar que tu perfil encajaría en ella.
  • No pienses que por ser la segunda entrevista, será más informal. Debes cuidar igualmente tu vestimenta y la forma de expresarte verbal y corporalmente. Y por supuesto, ¡sé puntual!
  • Si después de la primera entrevista te quedaste con dudas sobre el puesto o la empresa, es el momento de hacerlas. Demostrarás que realmente tienes interés en el puesto.
  • Piensa en tus puntos fuertes. Tus hobbies, tu experiencia o tus estudios será lo que diferencia tu candidatura del resto.

Estás a un paso de conseguir el puesto. Controla tus nervios y ¡mucha suerte!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn