Aprende a superar una desilusión laboral

Has hecho varias entrevistas para hacer prácticas en diferentes empresas pero ninguna te ha llamado y te temes lo peor. ¡Que no cunda el pánico! Puede haber mil razones por las que no has conseguido el puesto, no encajabas tan bien como pensabas o tenías una dura competencia. Sea lo que sea, no te dejes arrastrar por la negatividad. Un “no” en un proceso de selección no debe paralizarte a la hora de seguir buscando.

Un rechazo no es sinónimo de haber fracasado y debes ser consciente de ello. Que no seas el candidato perfecto para una empresa, no significa que todas las demás vayan a pensar lo mismo de ti. Debes tener claro que serás el mejor candidato para una empresa, pero debes tener paciencia.

Es lógico que ante un fracaso te sientas triste, frustrado o desanimado, pero no debes desanimarte, y por supuesto, nunca debes de paralizar el proceso de búsqueda por un “no”.

Así, lo primero que debes hacer ante esta situación es aceptar que es una experiencia más dentro de tu carrera profesional. Por ello, es importante ser honestos con nosotros mismos y repasar la oferta y la entrevista, si la tuviste, y valorar si realmente encajabas con el puesto o no reunías todas las competencias para desarrollar las funciones.

En segundo lugar, repasa tus puntos fuertes. Es importante que lo tengas claro para poder transmitírselo a las empresas. Además, recuerda trabajar tu autoestima, ya que será clave para superar un rechazo profesional pero también para vencer cualquier obstáculo en tu vida personal.

Por otro lado, también tienes que ser capaz de ser autocrítico y ser consciente de lo qué has podido hacer mal. ¿Debes mejorar tu CV? ¿Conocías lo suficiente a la empresa? ¿O en qué consistía el puesto? Ante un rechazo laboral nunca pienses que has perdido el tiempo ya que de todo se aprende. Cada vez que te enfrentes a una nueva entrevista, tienes la oportunidad para identificar habilidades de las que no eras consciente de ello.