Has trabajado en una empresa durante varios meses, pero llega el momento de buscar nuevas experiencias y crecer profesionalmente, ¿qué pasa con esas personas con las que has entablado cierta amistad? Ya no volverás a verlas de forma diaria, pero depende de vosotros mismos seguir manteniendo el contacto.

Quien tiene un amigo tiene un tesoro, pero no basta con tenerlo también hay que conservarlo, algo que resulta más sencillo si os veis asiduamente en la universidad o en el trabajo, pero no imposible cuando vuestros caminos se separan para enfrentaros a nuevos retos como puede ser un cambio de empleo. Este hecho no supone que pierdas como amigos a tus anteriores compañeros, simplemente será necesario dedicarles más tiempo para seguir manteniendo el contacto.

Hoy en día, las redes sociales son un buen canal para mantener el contacto, especialmente Whatsapp que te permitirá enviarles un mensaje en cualquier momento en que te acuerdes de ellos. Crear un grupo será el mejor modo de que sigáis en contacto y os contéis anécdotas, éxitos profesionales o, por qué no, vuestras últimas vacaciones.

Pero una amistad no se conserva sólo de forma virtual, también es necesario el contacto físico. Todos tendréis muchas cosas que hacer en vuestro día a día, pero seguro que durante el fin de semana podréis encontrar un hueco para organizar una salida, una cena, una escapada al cine o simplemente tomar un café. Cualquier excusa es buena para veros.

Cumpleaños, festividades o vacaciones, acordarse de esos momentos de los que fueron tus amigos y dedicarles unos minutos a felicitarles o hablar con ellos hará que vuestro vínculo sea más fuerte y crezca la confianza entre vosotros.

En normal que en una amistad siempre haya roces y desacuerdos, aunque ya no os veáis todos los días. No dejes que pequeños malentendidos afecten a vuestra amistad y terminéis perdiéndola. Si hay algún problema, trata de solucionarlo.

Un cambio de trabajo no significa que no puedas pedir consejo a los que fueron tus compañeros durante un tiempo. Si tienes cualquier duda o problema profesional seguro que ellos son los mejores para entenderte e incluso aconsejarte. Pero contar con su apoyo también implica que ellos podrán contar con el tuyo cuando lo necesiten.

Un empleo no es para toda la vida, pero una amistad sí. Recuerda cuidarla si no quieres terminar perdiéndola.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn